Rio de Janeiro

Hace aproximadamente dos meses, fui a parar a Rio de Janeiro, no sé casi ni como, porque creo que fue casualidad y casi casi de un día para otro, ahora, que yo encantada. Brasil creo que nunca me había llamado la atención, ni a mi, ni a mi pareja, que por suerte se vino conmigo, pero Rio de Janeiro nos enamoró, todo, su forma de vida, su estilo, su gente, el rollo que tienen, ¡¡todo!! y ha pasado a estar entre nuestras "top 10". 
Fue un viaje express, y como viene siendo habitual en notrosos, no fuimos a los sitios "típicos" o "turísticos", si hubiésemos estado más tiempo, pues quizá si pasamos un día subiendo al Corcovado o a Pan de Azúcar, por las vistas panorámicas de la ciudad más que nada, pero estando así, preferimos disfrutar de la ciudad, como siempre decimos, como uno más, mezclándonos con su gente y paseando por sus barrios, cenando en sus tabernas y comprando en sus tiendas.
Así aterrizábamos en Rio de Janeiro, volando con la compañía TAM...



Decidimos dar una vuelta por el centro de la ciudad, por Copacabana e ir a hacer alguna que otra compra, que eso nunca puede faltar, ¿Qué compramos? pues fácil, en Brasil se pueden comprar sobretodo bikinis y Hawaianas, y solo fue ésto último, eso sí traje bastantes, hasta para la peque, monísimas. Bikinis, os engañaría si os dijera que entré en menos de 30 tiendas, allí los centros comerciales son muy diferentes, son edificios cerrados, a lo alto, cada planta llena de tiendas y un pequeño pasillo, cada centro tiene cientos de tiendas y muchas de ellas, por no decir la mayoría son de bikinis, los había preciosos, no digo que no, a mi me encantaron unos cuantos y quería coger, pero los rellenos eran imposibles, ya no por el relleno, que bueno, no me importa que lo tengan, pero eran gordos, duros y mucho, vamos ideal para darte un baño en la playa, mínimo 3 días para que se sequen, y así todos, así que allí se quedaron.









Pocas y malas fotos son las que hay, ya que para un viaje así la Reflex no nos la solemos llevar, y tampoco solemos parar mucho a realizar fotos de nuestros grandes paseos.

Nuestro hotel se encontraba en Copacabana, a dos cuadras de una de las playas más famosas del mundo, rodeado de tiendas de bikinis, hawainas y puestos de zumos naturales. 
Se respiraba la post fiesta, ya que justo llegamos cuando el Carnaval llegaba a su fin, de camino al hotel pasamos por unos "hangares" donde tenían todas las carrozas guardadas, numerosas carrozas, de todo tipo, colores, formas... seguro que ya empezaban a trabajar para el siguiente Carnaval.

La comida y la cena genial, típicos lugares brasileños, donde estábamos mezclados con la gente que salía de trabajar, lo llamamos "La Latina de Rio" cervezas, pescadito delicioso y carne tierna como en ningún sitio.

¿Lo mejor para nosotros? disfrutar de esa noche juntos, andando por toda la ciudad, conociendo sus rincones y cenando en un sitio genial (nada de lujos eh?).

Un consejo. No tengáis miedo a salir a la calle!!!
A nosotros nos mandaron un mail con precauciones a tener en cuenta, y si miráis por internet, leéreis que es un sitio peligrosísimo y todas esas cosas, a mi no me lo pareció, estuve andando por la noche, sin sensación de miedo, que tendrá sus robos y haya sido una ciudad muy peligrosa no lo niego, pero hoy en día no es así, la ciudad además está con un cambio de imagen, imagino que con cara a todos los eventos que va a albergar en los próximos años, visita del Papá para las Jornadas de la Juventud, Mundial de fútbol, Juegos Olímpicos... y seguro que todavía me dejo

Sin lugar a duda Brasil lo hemos apuntado en nuestro cuaderno de lugares para volver, y algún día lo haremos, quizá un próximo charter...

Share:

8 comments

  1. Que bonito viaje, cuando se va de imprevisto es cuando mas se disfruta y más perdiendote por las calles como una más no como turista.

    ResponderEliminar
  2. Es un sueño muy antiguo, quiero ir a Rio de Janeiro!!!! Aunque sólo sea para comprar hawaianas ( los bikinis no me sientan bien...). Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Rio es una ciudad fantástica! adoro Brasil, sus playas y también sus grandes ciudades como San Pablo, es un país para visitar muchas veces.
    beso grande y buena semana!

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve hace seis años y a parte de un pequeño sustillo fue un viaje muy agradable. Además Rio es un sitio maravilloso.
    Un beso,
    MLu

    ResponderEliminar
  5. Mucha mala fama tiene esa ciudad y luego los que viajan vuelven contentos y contando que no es para tanto como es tu caso.

    Está claro que teniendo precauciones como en cualquier gran ciudad, no tiene porque pasar nada.

    Espero ir alguna vez en mi vida y visitar el Cristo ;D

    ResponderEliminar
  6. Yo también me enamoré de rio, y la verdad es que lo encontré segurísimo! nada que ver con lo que había leído y escuchado!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer