MAD-CMN CMN-ORY-CMN CMN-MAD Mi último vuelo...

Cuando ya estaba en casa tranquila y descansando un día, me llamaron que tenía que estar en el aeropuerto en una hora.
Asi que nada, deprisa y corriendo, como viene siendo mi vida ultimamente hago y preparo todo y me presento en el aeropuerto, encima con tiempo suficiente para fumarme un cigarro.

Nuestro vuelo de hoy, no es nuestro, es para Royal Air Maroc que se les ha quedado tirado su Jumbo en el aeropuerto de Orly (Paris)

Por lo que nos tenemos que ir a Casablanca en posición, y allí ya recogemos pasaje para dirigirnos a Orly, cuando llegamos parece que todo va a ir bien, en total, CMN-ORY-CMN (Casablanca-Orly-Casablanca) no son ni 5 horas de vuelo con el Jumbo, peeero, no, tiene que empezar a fallar algo, ya tenemos un Slot de 4 horas, que vale si, fue mejorando poco a poco y al final salimos deprisa y corriendo.
Comenzamos a embarcar, mientras nos embarcaban el catering, y una vez embarcado el último pasajero y contados todos, cerrábamos puertas, pero todavia teníamos las puertas de catering abiertas, todo el mundo fuera y lo que no esté no nos lo llevamos, que perdemos el Slot, ¿Iremos con todo el catering para todos los pasajeros? esperemos que si, por favor por favor...

Despegamos y nada más levantar el tren de aterrizaje del suelo, mi compañera y yo nos levantamos haciendo malabarismos para no terminar empotradas en la parte trasera del avión, para meter las comidas al horno, como se tuvo que ir todo el mundo, las comidas calientes nos las dejaron en los carros y no en los hornos, asi que nada, poco a poco metiendo todas las comidas y poniendolas a calentar, que el vuelo solo son dos horas, y como no nos pongamos ya, aterrizamos recogiendo bandejas, las risas ya empezaban a aparecer, en cuanto quitan fasten (cinturones) preparamos el bar y salimos, nadie se queda sacando las comidas de los hornos ni emplantando, pero sino no da tiempo, como vamos con un tripulante más, es él (en este caso ella) quien viene a ayudar a sacar comidas del horno cuando están calientes, para solo dejar el bar y salir ya con comidas, vamos que encima había dos comidas para elegir y de elegir nada, que no da tiempo, la que toque y punto, exceptuando bajas en sal, vegetarianas o para celiacos, que justo en este vuelo teníamos de todo.

Conseguido en media hora hemos dado bar y comidas, nos quitamos el café, porque solo nos queda una hora para aterrizar y en media ya hay que asegurar todo porque empieza el descenso, asi que recogemos ya las bandejas y justo lo que tardamos en eso, recoger y colocar galleys, ya nos preparamos y aseguramos cabina para el descenso.

Pensabamos que estaba ya hecho, ya que la vuelta era solo 15 minutos más, peeero no, siempre hay algo que falla, huelga de controladores franceses y nos dan un Slot de 6 horas, noooooo!! mi cara y la de todos, todo un poema, como antes en Casablanca se va recuperando algo, aún así el comandante decide embarcar, muy bien, para tener a todos a nuestro ladito y nos pongan verdes, a la cara claro, que en la terminal ya se están quedando a gusto, encima que venimos a sacarles de aquí...

Finalmente les tenemos en el avión casi 3 horas, asi que las historias son variadas, el que se quiere bajar porque no aguanta más, recordemos que ya estábamos con puertas cerradas y sin finger acoplado.
El que no para de dar vueltas y mira raro y da miedo, y encima va sentado en mi salida de emergencia, cada vez me da más miedo despegar con él, yo diciendo, que si tiene una bomba soy la primera en salir volando, vale, soy mala, pero hubo un momento que el personaje en cuestión me acojonó, hacía cosas muy raras, y temía ya más que nada, que en medio del despegue se pusiera a rezar, como ya me ha pasado otras veces.

El cansancio (bueno cansancio no, que el vuelo solo han sido dos horas, pero para este vuelo tan corto, madre mia la de horas que llevamos de actividad) hace mella, y no podemos a estas alturas parar de reirnos, salimos con agua, intentamos calmarles.
Por fin despegamos, como no, deprisa y corriendo con todo, porque sino lo mismo que antes, no nos da tiempo, pero llegamos a Casablanca con todo recogido y el servicio hecho, conseguido!! después de esto no habrá vuelo que se nos resista.

Pero ahora queda lo peor, nos quedamos a dormir en Casablanca, ¿por queee? yo quiero volver a mi casa, pero si volvemos los pilotos se pasaría 2 horas de actividad, asi que nos tenemos que quedar, son las 3 de la mañana, vamos a dormir muuy poco y lo mejor sería ya llegar a casa aunque sea a las 6 de la mañana, en fin, es lo que toca.
Cogemos el bus y después de atravesar la horrible Casablanca (ya lo conozco y lo único que me gusta es la zona del puerto donde tiene unos sitios que están bastante bien para tomar algo) llegamos al hotel y todos a dormir, que en 4 horas nos levanamos para volver a Madrid, que el avión tiene que estar a determinada hora para irse de nuevo.




Esto es una chorrada que escribí en el avión de vuelta de Casablanca a Madrid, no lo iba a publicar, pero hoy me he dado cuenta de que va a pasar muuuucho tiempo para que vuelva a volar, si es que lo vuelvo a hacer (de placer, vacaciones y como pasajera millones de veces) me refiero a trabajar obviamente, me apetecía recordar como fue mi último vuelo.  De momento me corto las alas, en un tiempo os diré que es lo que ha ocurrido para tener que tomar esta decisión y dejar de hacer lo que más me gusta en el mundo.

Share:

10 comments

  1. Hola,
    espero que de verdad no sea tu último vuelo en mucho tiempo y que de alguna manera estés ahí arriba contándonos tus peripecias
    Un saludo y buena suerte.

    ResponderEliminar
  2. Apoyo al impresionista, esperemos que no sea el ultimo
    besos

    ResponderEliminar
  3. Al menos el último en mucho tiempo si lo es, lo que espero es eso, que no sea el último, todo se irá viendo.
    Muchas gracias, aún así sigo muy unida a este mundo, al fin y al cabo es mi mundo, y en casa tengo a uno que viaja más que yo, incluso cuando volábamos los dos, él era el que estaba más tiempo fuera y a sitios más diferentes.
    ASi que de una manera u otra seguiré contando muchas cosas.
    Gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  4. Pues has hecho muy bien en publicarlo, porque es un relato fantástico de lo que se cuece detrás del telón en el mundo de la aviación, lo que el pasajero no ve y ni se imagina.

    Espero que este parón en tu vida "voladora" sea breve y tenga solución

    ResponderEliminar
  5. Guapi, seguro que volverás! Además volverás con mucha fuerza y cuando hayan muchos más vuelos...
    Ahora no, pero ya sabes que es por causa mayor!

    Mil besos amoresssssss!!! ;)

    Viaje al atardecer
    All About Cities

    ResponderEliminar
  6. ¡Menudo trasiego!
    ¿Y aún así te quedan ganas, eso es que te gusta muchísimo volar,eh?
    Bueno Almudena, que te llamen pronto para un próximo vuelo.
    Y te deseo que sea menos acelerado que éste.
    Sigue contándonos cositas que tienes un blog estupendo.
    Un besazo.
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Y no sabía que ese era mi último vuelo, aún así lo disfruté mucho, fue el día de "que día más tonto de pan con queso" que fue lo que estuvimos comiendo tooodo el día, y la frase que la dijo una compañera ya fue la puntilla.
    Laura guapiiii (a ver si me paso por tu blog que ahora tengo que salir, a la vuelta)
    Muchas gracias Besarana, por aquí seguiré dando mucha guerra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Mas vuelos por favorrrrr.
    Siempre da gusto visitar tu blog.
    Un sld.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer