El discurso del Rey


A estas alturas, y siendo mañana la ceremónia de entrega de los Oscar, todo el mundo sabrá que El discurso del rey ha sido nominada a 12 Oscar.
Ahora puedes visitar los lugares donde se rodó la película e intentar sentirte como en la época del rey Jorge.

- Catedral de Ely, Cambridgeshire. La catedral de Ely hace las veces de la abadía de Westminster, donde Jorge VI fue coronado después de que su hermano, el rey Eduardo VIII, abdicara para poder casarse con Wallis Simpson, una estadounidense divorciada. La catedral de Ely data del siglo XII y también aparece en la película Elizabeth: la edad de oro. El estilo predominante es el gótico.


- Hatfield House, Hertfordshire. Data de la época jacobina y está construida sobre el palacio real de Hatfield, en el que la reina Isabel I pasó su infancia. La mansión es obra de Robert Cecil, primer conde de Salisbury y jefe de gabinete del rey Jaime I. Hatfield House recibe miles de turistas al año porque en ella se pueden ver muchos objetos personales de Isabel I: cuadros, muebles, tapices… Se puede visitar a partir del 23 de abril de 2011.


- Wembley Stadium, Londres. El comienzo de El discurso del rey muestra al príncipe Alberto esforzándose por pronunciar el discurso de clausura de la Exposición del Imperio Británico. Este evento tuvo lugar en el estadio de Wembley, aunque en 1925 se llamaba el Estadio Imperial. La prensa se cebó con el tartamudeo del príncipe y éste decidió buscar tratamiento. El estadio de Wembley también será uno de los protagonistas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012. Hay visitas guiadas que incluyen las gradas, los vestuarios, la sala de los trofeos y otros secretos del emblemático estadio.


- Palacio de Windsor, Windsor. Aunque no aparece en la película, el palacio de Windsor Castle fue la residencia temporal del rey Jorge VI y de su familia durante la segunda guerra mundial. Durante el día, la familia permanecía en el palacio de Buckingham pero pasaban las noches en Windsor por razones de seguridad. Jorge VI está enterrado en la capilla de San Jorge, que está incluida en el precio de la entrada al palacio.


- Knebworth House, Hertfordshire. Fue construida en el año 1490 al estilo gótico Tudor y resultará muy familiar a los que hayan visto la película. La mansión abre al público el 26 de marzo de 2011 y en los jardines hay una zona de juegos de aventura y un tren en miniatura. También tiene una atractiva agenda de eventos.


- Harley Street, Londres. Situada en el distrito de Westminster, Harley Street es la calle en la que Lionel Logue, el logopeda australiano de Jorge VI, tenía su consulta en 1926. La calle era famosa porque en ella estaban las oficinas de muchos médicos y otros especialistas. En la actualidad, más de 3.000 profesionales practican la medicina en Harley Street y alrededores.


- Sandringham House, Norfolk. Jorge VI nació y murió en Sandringham House. Todos los años, Isabel II pasa aquí el aniversario del fallecimiento de su padre. Se puede visitar de abril a octubre, es una de las fincas más famosas de Norfolk y la mansión está rodeada por 8.000 hectáreas de bosque. La princesa Diana nació en esta finca, en la mansión Park House.


Share:

6 comments

  1. Me han hablado muy bien de esta pelicula, tiene buena pinta

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es muy buena, yo creo que se llevará el Oscar a mejor actor.
    Y así en Off-topic Natalie Portma a la mejor actriz, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho la película y los decorados. Que bien, cuando vuelva a Inglaterra intentaré ir a visitarlos.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Gostamos muito do filme e do roteiro sugerido :)

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el post, otra manera de hablar de una pelicula. A mi me gustó, aunque a ratos me parecio lenta y aburrida...una, que tiene poca paciencia jejeje.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hey! El otro día vi esta película. Muy interesante mencionar los lugares que salen en la peli...
    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer