Extracción y conservación de la leche materna con Medela



Desde que me quedé embarazada de Saioa, tenía muy claro que quería dar pecho, es el mejor alimento para nuestro bebé, y que lo iba a dar tan solo hasta que me reincorporara al trabajo porque yo quería volver a volar, y pasando semanas enteras fuera era difícil mantener la lactancia materna, por lo que desde un principio comencé la extracción, teniendo el congelador a tope, tanto, que Saioa siguió tomando mi leche durante bastante tiempo después de dejar el pecho.

Con Sira ocurre algo parecido, aunque la vuelta me la tomo con más calma, llevo desde que nació extrayendo, y ya en alguna ocasión se la ha dado su padre en biberón, cosa que para mi, además, me da un respiro para poder salir tranquila, sin las prisas de tener que volver para dar el pecho, ya que como todas sabemos es a demanda, yo, estando en casa y Sira despierta, estamos a la teta casi todo el rato, y me encanta ¿eh? pero a veces me apetece meterme en la ducha sin tener que salir corriendo, jeje.




Para todo esto, confié desde el minuto 0 en Medela, con Saioa compré el Swing, y pude usarlo un poco con Sira, pero me compré el Swing Maxi rápidamente, mucho más eficaz, más rápido y hace menos ruido, además de rápido porque lo es, también extrae de ambos pechos a la vez, por lo que se gana un tiempo valiosísimo.

Cuando me puse en contacto con ellos para preguntarles unas dudas respecto a dos extractores diferentes, me enviaron un pack extraordinario que me ha venido de maravilla. Vayamos por partes.


Como me extraigo YO la leche materna.
Siempre lo hago, antes de que Sira coma, ella siempre va a tener su comida y sale mucho más y mejor, hay algunas noches que me he despertado sin que Sira lo hiciera y he aprovechado para sacar.
Descubrí el sujetador de extracción, con el que no hace falta ni que sujetes con las manos los embudos, ni los biberones, lo colocas todo y se quedan las manos libres, por lo que en mi caso, aprovecho a navegar por internet, o hacer diferentes cosas, hasta que no lo probé no me di cuenta de lo verdaderamente cómodo que es y como se aprovecha mucho mejor el tiempo.


Como la guardo.
La leche extraída la guardo en las bolsas de Medela, y al congelador, donde aguanta de 6 a 12 meses, para hacerte una idea, dejé de dar el pecho a Saioa con 5 meses, pero ella siguió tomando mi leche durante otros 5 meses, sí, teníamos el congelador lleno de leche. Consejos de MEDELA

Lo biberones de extracción, también sirven para guardar la leche tanto en la nevera como en el congelador, se cierra con la tapa que viene y listo, a su vez, son aptos para que el bebé tome su leche en ellos, con el sistema Calma, el bebé mantiene el comportamiento de alimentación natural.


Descongelar.
Es importante descongelar la leche en la nevera durante la noche anterior, no usar microondas para calentar los biberones, y masajear las bolsas para que se mezcle correctamente con las partes más grasas, nunca agitando, unas reglas básicas para asegurarnos que la leche materna esté en óptimas condiciones.

Sujetadores de lactancia.
Medela ha comprado una marca de sujetadores de lactancia, Bravado Designs, sirven tanto para el embarazo, durante la lactancia, como para la época posterior, solo cambiando unos pequeños clips y trasformándolo en un sujetador normal. Los modelos son comodísimos, sin costuras, copas que se adaptan perfectamente a los cambios del pecho, facilidad de desenganche y enganche, además de abarcar muchas tallas, hay varios modelos y colores para elegir.
Antes de que ellos me hablaran de los sujetadores yo ya tenía uno en color rosa palo, que me compré al poco de enterarme que estaba embarazada, y hace unos días, Medela me ha obsequiado con otro colos gris, sin duda alguna los recomiendo a todas las embarazadas y madres lactantes.






*Post colaborador de Medela

Share:

5 comments

  1. Yo hice lo mismo que tú. Cuando faltaba mes y pico para incorporarme a trabajar (me incorporé cuando la peque tenía seis meses y pico) empecé a sacarme leche alguna vez al día, y llené un par de cajones del congelador, así es que la peque pudo tomar leche materna muchos meses más.
    Además, como yo no viajo, le seguí dando tomas directamente del pecho también unos meses más, hasta que me fuí quedando sin leche.
    Para mi el único problema es que la peque al principio no quería biberón (nunca probé a darle ninguno hasta un par de semanas antes de incorporarme), así es que costó un poquito.
    Pero la extracción es muy buena solución para conseguir alargar un poco el que tomen leche materna más allá de cuando volvemos a trabajar. Los sacaleches de medela además son buenísimos, yo tenía el de un pecho sólo, pero en apenas 10 minutos podia sacarme fácilmente entre 200 y 250 de cada pecho, así es que tampoco me costó mucho hacer el banco de leche para cuando me incorporase!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía ese con Saioa, ahora con la peque me compré el Maxi y la diferencia es brutal. La verdad que facilita mucho las cosas.

      Eliminar
  2. Si todo va bien, me parece una opción estupenda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobretodo eso, que todo vaya bien, para esa es la clave, yo la verdad si tuviera problemas, desde luego la lactancia la hubiera dejado.

      Eliminar
  3. Yo hace 15 días que me incorporé y por mis circunstancias hemos podido mantener la LM, pero ahora quiero sacarme porque he empezado a darle cereales y se los quiero dar con mi leche. La única opción es sacármela justo antes de la toma de los cereales, para tener suficiente leche, porque entre tomas no tengo tiempo, y por la noche tampoco. Cuando he intentado sacármela después de las tomas apenas he conseguido 30 ml entre los dos pechos.
    He leído que tú te la sacabas antes de las tomas ¿justo antes o un tiempo antes?
    Es que, si bien para la toma de cereales tengo suficiente, me gustaría sacarme más para tener reservas.
    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer