5 tips para ayudar a los niños a expresar sus emociones


María Mateo es coordinadora de formación de la plataforma cuentosparacrecer y desde hoy, nueva colaboradora en el blog, donde una vez al mes nos hablará sobre temas de educación infantil en casa y fuera de ella. Empezamos hoy ayudando a los niños a expresar sus emociones.

Compartimos algunas ideas para ayudar a los niños a expresar sus emociones, más allá del ¿qué te pasa?¿Cómo estás? os dejamos algunas ideas útiles para saber cómo  a través de nuestro lenguaje podemos apoyar a los pequeños para que expresen sus emociones. 

También os compartimos algunos cuentos que os pueden ayudar a aumentar su vocabulario emocional, muchas veces, sobre todo a los más pequeños les faltan palabras para expresar aquello que les pasa, tener un buen vocabulario emocional es la base para aprender a gestionar nuestra emociones. 


5 ideas para ayudarles a expresar sus emociones. 


1.  A los niños suele irritarles que se repitan sus palabras exactas.
Veamos un ejemplo:

Hija: Martina ya no me cae bien.
Madre: Martina no te cae bien.
Hija: (enfadada) Es lo que acabo de decirte.
Este niño hubiera preferido una respuesta menos de loro, como por ejemplo:
“Hay algo en Martina que te desagrada” o “Se diría que te has llevado una desilusión con Martina”

2.  Hay niños a quienes no les apetece nada hablar cuando están contrariados. Para ellos, sólo la presencia de sus padres ya es suficiente consuelo.
Con un fuerte abrazo, con dejar que lloren sin preguntar, ellos se sienten muchas veces muy aliviados. Los adultos hemos de tener mucha paciencia y respetar ese silencio. Cuando más respetado se sienta un niño, más seguro se sentirá para hablar cuando él lo necesite. A veces las necesidades de los pequeños y las nuestras no coinciden en el tiempo.




3.  Algunos niños se sulfuran cuando expresan una emoción intensa y la respuesta de los padres es “correcta”, pero fría.
Este es un matiz pequeño e importante que muchas veces los adultos no tenemos suficientemente en cuenta. Hemos olvidado nuestro corazón de niño en algún rincón y no valoramos suficiente aquello por lo que un peque puede sentirse muy dolido o enojado.
Ejemplo:

Hijo: Carlos me rompió la pelota.
Padre: No te preocupes compraremos otra.
Hijo: (triste) Esa era mi pelota preferida.
Este niño necesitaba oír algo así:
“Uau lo siento mucho, podemos comprar otra si te parece bien”
4.  También es perjudicial que los padres respondan con más pasión de la que siente el hijo.
A veces los adultos nos enfadamos más por cosas que suceden entre niños que los propios niños y utilizamos un lenguaje desproporcionado del cual el menor, a veces, es testigo.
Ejemplo:

Hijo: Hoy Cristina me pegó una patada.
Padre: Esa niña siempre pega patadas, voy a hablar con su madre porque esto es insoportable…
Este niño necesitaba oír algo así:
“¿Qué sucedió? ¿Os habéis enfadado?”



5.  A los niños no les gusta que sus padres repitan las críticas que hacen de sí mismos.
Cuando un niño se dice así mismo soy tonto o feo… no le hará ningún bien respondiendo “No eres feo” o “No eres tonto”. No colaboremos con él si se insulta a sí mismo. Podemos aceptar su pena sin repetir el adjetivo.
Ejemplo:

Hija: Estoy horrenda cuando sonrío. Lo único que se ven son los hierros de la boca. Soy una adefesio.
Padre: Es obvio que no te gusta el aspecto que tienes. Probablemente será inútil que te diga que para mí eres guapísima, lleves hierros o no.
Diccionarios Emocionales Ilustrados.   
"Un aumento del vocabulario-emocional de los niños genera beneficios en todas las competencias socio-emocionales" 
" el nivel de vocabulario emocional de los niños en edad pre-escolar es un indicador de éxito académico y competencia social en los cuatro años siguientes"


1. El gran libro de las emociones. Mary Hoffman
Este álbum empieza con la siguiente pregunta: ¿Cómo te sientes hoy?¿Contento? ¿Triste? ¿Aburrido? ¿Animado?… ¿O una mezcla de todo esto y más…? Esto conlleva a una presentación de una serie de emociones y sentimientos, descrita en cada página del libro con ejemplos. Descubre muchos tipos de emociones diferentes con los niños de este libro, mira si encuentras emociones que se correspondan con las tuyas, o que te ayuden a entender lo que sienten otras personas… Un libro para favorecer el diálogo sobre las emociones con la familia, maestros o amigos.


2. Diario de las emociones. Anna Llenas
Aprende a identificar tus emociones, reconocerlas y expresarlas de una manera lúdica, práctica, divertida y creativa. A través de una serie de ejercicios podrás dar rienda suelta a tu creatividad, canalizar tus emociones negativas y potenciar las positivas, aumentando así tu propio bienestar y el conocimiento de ti mismo. Libro interactivo.

3. Emocionario. Palabras Aladas

El Emocionario describe, con sencillez, cuarenta y dos estados emocionales para aprender a identificarlos y, así, poder decir lo que realmente sentimos.

4. Las pequeñas (y grandes) emociones de la vida. Montse Gisbert 
Las pequeñas – y grandes – emociones de la vida van surgiendo unas trás otras: timidez, cólera, decepción, amistad, compasión, soledad, curiosidad, separación, etc., a través de las experiencias cotidianas y de las relaciones con los demás. Podemos intentar definirlas para comprenderlas mejor o simplemente… para reconocernos en ellas. 



María Mateo coordinadora de formación de la plataforma Cuentos para Crecer Innovación educativa al alcance de tu mano, ya seas familia ó educador te aportamos herramientas para ayudarles a crecer.

Share:

3 comments

  1. Muy interesante el post, intentaré no perderme ninguno de los de María
    Besos!
    Marialu

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer "El cerebro de los niños explicado explicado a los padres" y va en la misma línea. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. tomo buena nota! gracias por este post!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer