Mykonos





Mykonos es probablemente una de las islas griegas más típicas. Pertenece al grupo de las cíclades, fue una de las menos importantes en la antigüedad, pero a partir de 1950, ha sido una de las más visitadas por su proximidad a Delos. El sol baña sus colinas, levantándose desde las azules de las profundidades del mar. Sus deslumbrantes capillas blancas, los molinos y su atractivo puerto, sus luminosas casitas, las cuales son pintadas de blanco dos veces al año, hacen de esta isla un estupendo lugar turístico. Debe su fama a la belleza de su capital, de sus casitas blancas de pasajes estrechos y entrañables, así como a sus numerosas playas de gran calidad. Se trata de una isla muy visitada, con una vida nocturna muy acentuada y loca.
Aquí debemos hacer una aclaración importante, y es que, existe un ambiente gay, pero tanto como en cualquier otro lugar, y como este ambiente hay muchísimos más, tantos como puede haber en la isla de Ibiza o Tenerife.


El turista tiene que tener en cuenta que se trata de una isla pequeña y por tanto las distancias son cortas. La isla de Mykonos cada vez mas, es elegido en un viaje a Grecia como único destino y asimismo cada vez más son los clientes repetidores en esta isla y es que dicen que es la mejor isla para entablar relaciones humanas, dado que su tamaño es pequeño todo el mundo esta cerca de los demás.




Se puede llegar en avión desde Atenas, con frecuentes vuelos, desde Rodas, Santorini, Creta y Salónica. Por ferry regular diario desde el Pireo con una duración de aproximadamente siete horas, bastante incomodo, pero muy económico. Otra fórmula intermedia es el Hidrofoil. Tarda unas cuatro horas, cuesta la mitad que el avión, pero no sale desde el Pireo, sino desde Rafina, a 45 Kms. de Atenas, con lo que hay que contar con el coste de este traslado. Por ferry conecta también con otras islas importantes y próximas.
Su capital, Mykonos pueblo, destaca por la belleza y magia de sus callejuelas est
rechas y laberínticas, casas pintorescas encaladas, las flores que adornan sus balcones, sus arcos y multicolores flores.Visiten la iglesia de la Santísima Virgen Paraportiani que, según la tradición, es la más importante de las 400 iglesias y ermitas dispersas en toda la pequeña isla.El barrio de Castro está situado en la zona alta, donde los venecianos construyeron un castillo del que apenas quedan restos. En la parte baja encontrarán la llamada pequeña Venecia de Mykonos. Es la zona más pintoresca del pueblo, con sus casas construidas asomadas sobre el mar, con preciosos balcones de madera. Estas casas se han convertido en las más curiosos bares de copas de la isla. En una plaza cercana se encuentra la catedral y una antiquísima iglesia católica.
Muy cercanos a estas, sobre una gran plaza mirador, se encuentran los famosos molinos de viento, que junto al Pelícano Petros son los símbolos de esta isla. Al Pelícano lo encontrarán con absoluta seguridad durante sus paseos, ya que circula por el pueblo libremente como Petros por su casa. Desde su pintoresco puerto tradicional, parten continuamente barquitas que llevan a todos los rincones de la costa de la isla, así como de excursiones de un día a las vecinas islas y a Delos. El pueblo tiene un pequeño museo arqueológico, otro folklórico y el museo naval.Al sur de la isla, en Lino, se conservan las ruinas de Portes. En Platis Yalos, pequeña población a pocos kms. de la capital, encontrarán un pequeño puerto del que salen muchas barquitas a todas las playas, las conocidas y las menos. En la zona de Ano Mera está el monasterio de la Panagia Turliani. En Paleocastro restos de una antigua fortificación.


Share:

1 comments

  1. ^^ Que lindo lugar
    espero ir en esta vida con la cara que esta la vida

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer