Salud dental infantil

Hace tiempo quería escribir un post sobre esto, y no he encontrado mejor momento.

Cuidar la salud dental de los más pequeños es algo que a todos nos preocupa, lo primero porque su dentadura les tiene que durar toda la vida y es salud al fin y al cabo, y lo segundo porque a todos nos preocupa la asistencia al dentista por algo grave.


Desde que les salen los primeros dientes de leche, la alimentación y la higiene bucal son esenciales, todos sabemos que las llamadas chucherías y los azúcares no son nada buenos, y no conviene abusar de ellos, igualmente una buena higiene dental en fundamental, y en eso somos la parte crucial, ya que debemos enseñarles a lavarse correctamente los dientes.

Enseñarles a lavarse los dientes correctamente y durante un tiempo determinado las veces adecuadas al día, marcará el principio de su educación higiénico bucal, si se les acostumbra desde pequeños y se crea una rutina, más fácil les resultará cuando crezcan.


Saioa empezó muy pronto, aconsejados por la enfermera le compramos un cepillito especial para bebés, de uso para los padres, pero le dejábamos a ella que por imitación lo usase y así empezó, poco a poco aprendió a hacerlo, y aún hoy terminamos uno de los dos lavándole bien, pero es ella quien hace todo el trabajo, además como es una rutina que tiene desde bien pequeñita, ella misma es la que dice que hay que lavarse los dientes, cuando es la hora de irse a la cama, a veces trato de engañarla y rápido me dice "pero mamá que no me he lavado los dientes", no hay quien la pille.

Share:

15 comments

  1. Qué ejemplo!!! Yo soy dentista...y en nuestro otro blog: Mamá Pediatra y más puedes encontrar trucos que publicamos de vez en cuando para que el cepillado sea más fácil y llevadero para los padres y los niños. Espero que te pases a visitarnos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy ahora mismo, por suerte a Saioa le encanta lavarse los dientes, no sé si lo ve como un juego, pero es un gustazo que tenga el hábito tan tan cogido.
      Un besazo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. ¡¡¡qué monísima está!!! ;-) ;-)

    Yo recuerdo con amargura las sesiones de flúor del cole, jajajaja!

    Besos rojos por doquier ;)

    ResponderEliminar
  3. Nosotros empezamos con Peque cuando apenas tenía 16 meses, pero llevamos algunas semanas relajados ¡¡tenemos que volver a ponernos las pilas!!

    ResponderEliminar
  4. Qué bella!! al mio le gusta que lo hagamos juntos!! nos los pasamos pipa mirándonos a la vez que nos los lavamos!

    Beso

    ResponderEliminar
  5. Un post muy útil! El mio es pequeño todavía, pero estaré atenta.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen post!!! y con buenos consejos
    Un besos

    ResponderEliminar
  7. ay, yo lo intento con víctor pero toda su obsesión es sorber el agua que queda en el cepillo. es verdad que es más pequeño que saoia y me conformo con que me deje quitarle los "pa'luegos" :D

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué mona Saioa! Tienes toda la razón, es muy importante y a veces no se le presta tanta atención como deberíamos...

    ResponderEliminar
  9. Toda la razón del mundo. Es fundamental y después se acostumbran y no se van a la cama sin sus dientes limpios :)

    ResponderEliminar
  10. Tienes toda la razón del mundo, mi sobri también aprendió desde pequeñita. Un beso guapa

    ResponderEliminar
  11. Muy pero que muy interesante. La verdad es que es algo a la que parece que no se le da importancia y un dia ¡¡se convierte en lo más importante!! así ¡¡pff!! Hay que empezar con buen pie ;D Di que sí. Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. genial el post Almu!! y cierto, es superimportante, ademas coger el habito desde pequeño es lo más.

    La nena.. pa comérsela a bocaos!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer