Chinchón. Pueblo, bebida y juego de naipes

Yo que soy de pueblo, soy a la vez, una loca de hacer turismo rural, cada vez más por cierto, me encanta vivir en la ciudad, pero visitar pueblos es una perdición, casi más que grandes ciudades (que también me gusta, todo lo que sea viajar, bienvenido sea) Hoy, mi paseo por Chinchón.



Chinchón está muy cerca de Madrid, a tan solo a 45 kilómetros, para aprovechar incluso una buena mañana, en mi caso fuimos a comer, cerca de Chinchón, pero no allí, en el cercano pueblo de Colmenar de la Oreja y que sin duda tengo que recomendarte, se trata de Bodega Museo Narciso, en la que el dueño se sienta contigo a la mesa a charlar, a contarte su historia, y te invita a bajar a conocer sus vinos y su bodega, comida casera y en gran cantidad, una relación calidad-precio inmejorable, no esperes grandes lujos, espera comida de toda la vida en un ambiente familiar, con chimenea en días fríos como fue nuestro caso.


Su casco antiguo fue declarado conjunto Histórico-Artístico en 1974, su famosa y conocida plaza es el centro neurálgico del pueblo y donde se celebra absolutamente, se convierte tristemenete en plaza de toros, es escenario de un gran mercado medieval, y mercados de fruta o verdura. Mantiene su forma irregular y con esencia, sin estar restaurada ni asfaltada, no le hace falta nada más para triunfar, quizá si algún día en ella dejaran de celebrarse corridas de toros ganaría todavía más.


Share:

0 comments

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer