Pranamat. Esterilla de masaje y mucho más

Llevo probando la esterilla Pranamat poco más de dos meses, y os aseguro que es ya un básico a tener en casa y en algunos de mis viajes, muchas por Instagram me habéis preguntado y hoy quiero dedicar un post más extenso para hablar sobre ella y sobre todos los beneficios que yo ya he notado en mi cuerpo.


Pranamat es una esterilla de masaje, pero detrás de ello, hay mucho más, no es una esterilla cualquiera, su sistema está patentado y está fabricada con materiales ecológicos. 

 Pranamat basa su funcionamiento en los principios de la reflexoterapia y la acupresión:
  • Relajación profunda de los músculos
  • Estimulación de la circulación sanguínea y linfática
  • Efecto sobre los puntos biológicos activos
  • Producción de endorfinas
¿Qué ocurre?
  1. Con el incremento del flujo sanguíneo se consigue una mayor saturación de oxígeno en el organismo.
  2. La recuperación de la circulación linfática permite acelerar el proceso de limpieza del cuerpo y actúa como antiinflamatorio.
  3. La relajación de los músculos elimina la tensión causante del dolor de espalda o cervicales.
  4. La producción de endorfinas actúan como calmantes naturales, su efecto es analgésico.
  5. Disminuye el nivel de ansiedad y aumenta el de satisfacción y tranquilidad.
Se puede usar para:
  • Dolor de espalda. 
  • Dolor de cabeza.
  • Ayudar a dormir mejor.
  • Relajación.
  • Tonificar.
  • Antiestrés.
  • Celulitis.
En su web se pueden seguir los diferentes programas de uso para que sea todavía más eficaz.


Mi experiencia.
Al principio duele, es así, los masajeadores en forma de flor de loto son firmes, ello hace que los 2 primeros minutos apenas sea soportable, yo fui aumentado el tiempo poco a poco, hasta aguantar los suficiente para que el masaje sea placentero, es una sensación agradable de relajación, y comenzar a notar sus beneficios. Si el primer día no aguantas los 10/15 minutos que se recomiendan, no lo dejes, el siguiente día intenta que sean otro par de minutos más y así progresivamente, el día que menos imagines, estarás 15 minutos y notarás lo agradable que es y lo bien que te vas a sentir después.
Hay que usarlo sin ropa, o ropa muy finita si no puedes soportarlo.
Hace un mes aproximadamente me fui a volar y estuve con el cuello fatal, no me llevé la esterilla por no ocupar más sitio en la maleta y fue llegar a casa, usarla y notar total relajación, desde entonces me la llevo siempre, cuando llego de volar, gimnasio, si puedo darme un masaje y después mi ratito de pranamat y a dormir, es una pasada.













Share:

1 comments

  1. Vaya... Creo que me voy a tener que hacer con una por tu culpa!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer