El miedo a volar

El miedo a volar es algo común, tengo amigos, familiares y últimamente me escribe mucha gente que lo sufre, gente a la que incluso le ha afectado en su vida, por no querer hacer el viaje de su vida, no poder viajar con su familia y hasta rechazar grandes trabajos por no poder subirse a un avión.



En unos cuantos post voy a tratar de contar un poco sobre el miedo a volar, qué es, estadísticas, trucos para evitarlo, recursos para superarlo y sobre todo, como superar el miedo a volar.

Hoy ponemos nombre a lo que ocurre, el miedo a volar es bastante común, las estadísticas dicen que solo el 6% de la población se siente totalmente cómodo volando, y si os soy sincera, desde que soy madre, yo no estoy entre ese 6%, os cuento porqué, mis compañeros y yo, estamos entrenados para cuando ocurra algo en un avión, nosotros despegamos y aterrizamos con todos los sentidos puestos en una posible emergencia, repasando dentro de nuestra cabeza un llamado "silent review" donde repasamos mentalmente todo lo que hacer en caso de escuchar ciertas órdenes, de ver algo, resumiendo, en caso de que algo "inusual" ocurra. ¿Qué sucede?, ¿despego tranquila? SÍ, pero alerta, alerta por lo que pueda pasar. Digamos que podemos conocer esas alertas más que el resto y eso no me hace estar (ahora que soy madre) entre ese 6%.
Solo el 6% de la población se siente totalmente cómodo volando.
El miedo es una reacción natural ante un peligro, y puede salvarnos la vida, es un mecanismo natural de defensa, de hecho así ha sido durante miles de años, tanto a humanos como animales, el miedo salva vidas.

El miedo surge en nuestra mente, cuando cree que estamos en peligro, puede darse en situaciones reales (como por ejemplo un fuego, un atacante....) o en situaciones en las que nuestra mente interpreta como peligro real algo que no lo es, como es el caso del miedo a volar, provocando ansiedad, taquicardia, evitando volar, etc.

Por otro lado, en el miedo a volar o aerofobia entran en juego otro tipo de miedos y fobias, que consiguen aumentar el propio miedo a volar, como el miedo a las alturas, la velocidad, a los espacios cerrados, a la gente, a lo desconocido, etc.

La posibilidad de sufrir un accidente de avión es de 1 entre 2,4 millones

Tampoco ayuda la fama que tiene este medio de transporte entre las películas, o como se trata en medios de comunicación cuando ocurre un accidente, obviamente es mucho más llamativo que uno de coche, no ocurre un accidente porque sí, los estudios afirman que todos los accidentes aéreos son consecuencia de una cadena de errores, y siempre se dan un mínimo de 6 errores, no es tan fácil, ni a nivel técnico, ni a nivel humano, lo que quiere decir que se registra un accidente grave de aviación por cada 2,4 millones de vuelos.



Si todavía con estos datos no te he convencido, la semana que viene empezamos a ver trucos y recursos para superar el miedo a volar, o por lo menos para llevarlo de la mejor forma posible. Seguirme también en Instagram que te iré contando mucho más.

¿Te unes?

Share:

2 comments

  1. Tengo bastante miedo a las alturas y siento vértigo desde alturas muy ridículas (subida a una silla, por ejemplo). Sin embargo, no tengo miedo a volar. Creo que es porque me siento muy segura en ese espacio cerradito. A un helicóptero no me subiría ni en sueños, jajaja.

    ¡Ojalá puedas ayudar a muchas personas con esta serie de posts!

    ResponderEliminar
  2. Yo todo lo contrario, nada más sentarme, me duermo y no me despierto hasta el aterrizaje, con lo cual me pierdo la maravillosa atención tuya y/o de tus compañeras.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer