Día de nieve en Rascafría

Pasamos un día en familia en la zona de Rascafría, y es que para ir con niños o solos, es una pasada, Bosque de Finlandia, Las Presillas, Cascadas del purgatorio, Arroyo de la Angostura, El Monasterio del Paular... mucho por descubrir, encima si es con nieve, mucho mejor.



Ya conocemos Rascafría en otoño, en primavera y en verano, ¿Os acordáis del post de las Presillas?, pero con nieve las peques no habían ido nunca, bueno Sira, ni conocía la nieve todavía, y la verdad que yo esta zona, en pleno invierno y con esta nevada, tampoco, y fue todo un acierto.


Aparcamos el coche en el Monasterio del Paular y desde allí nos dirigimos andando hasta Las Presillas, hay que cruzar la carretera (hay paso de peatones), y el Puente del Perdón, según termina el puente a la izquierda empieza el Bosque de Finlandia, si sigues recto, y cruzas unas puertas a la derecha hay un camino que lleva hasta Las Presillas, ese es el primer camino que cogimos, el camino es quizá un poquito largo para los niños, pero merece la pena, había momentos que nos cruzábamos con mucha gente y otros que estábamos completamente solos, aprovechamos en Las Presillas que apenas había gente para hacer un muñeco con Sira, que hasta le dio abrazos.



De vuelta al coche, recorrimos el Bosque de Finlandia, pasamos por el embarcadero en el lago, que estaba precioso congelado, y lleno de nieve. A Saioa lo que más le gustó del día (además de mi súper caída en la nieve, que ya se encargó de gritarlo a voces en el parking) fue ellago y la caseta, antigua sauna, que hay justo al comienzo del embarcadero.

A unos 4km del monasterio, a la izquierda, se encuentra una zona llamada la isla, donde hay unos restaurantes en los que se come genial, muy bien de precio y desde donde se inicia un sendero acompañando el Arroyo de la Angostura, nosotros no lo hicimos entero, con la nieve se complica bastante e íbamos con las dos niñas, Sira ahí ya iba en la mochila y dormida, pero en primavera seguro que lo hacemos, llegamos hasta una pequeña cascada y a mi con tanta nieve me costó bajar, me hubiera encantado ver las grandes, Las Cascadas del Purgatorio, pero creo que es una ruta más complicada para hacer con Sira, por lo que me dijeron en el restaurante, estaban congeladas, y verlas congeladas, hay menos oportunidades que verlas en su estado natural y debe ser una pasada.
Nosotros comimos en el Restaurante el Clavel y comimos muy bien, chimenea, tienen tronas y menús para niños, que aunque algo "típico menú de niños" digamos, es comida casera.











































Fue un día en familia estupendo, de los mejores. Os dejo con el video que grabamos ese día, que lo tendremos de recuerdo par Sira, sus primeros pasos por la nieve.





Share:

1 comments

  1. Con las ganas que tiene Vega de ver la nieve hubiera sido una opción estupenda, ya no sé si nos dará tiempo...

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, nos ayuda a crecer